QUÉ ES?

 

QUÉ ES:

-UNA CAJA DE CREENCIAS

-TEMAS BLOQUEADOS

-CONCIENCIA

-HÁBITOS DE PENSAMIENTO

 

 

CAJA DE CREENCIAS  Nuestras creencias e ideas forman una especie de caja dentro de la cual nos encontramos.  Esta caja de creencias le da sentido a nuestro mundo, coherencia y estabilidad.  Existen creencias personales, familiares y sociales.  Pueden existir creencias positivas (“Soy capaz”) y creencias negativas (“No puedo”).   Estas creencias las aprendemos a través de nuestra educación, cultura, sociedad y vidas pasadas.

 

Cuando tenemos ideas o creencias negativas o limitantes éstas se transforman en verdaderos barrotes, que a la larga se convertirán a su vez en una especie de cárcel que aprisiona y bloquea a la persona.  Ya nuestra caja no es protectora, sino limitante. 

 

Estos barrotes limitantes pueden ser como anteojos sucios, a través de los cuales no ves la realidad sino tu visión distorsionada de ella.  Por ejemplo, una persona con tendencias depresivas ve el mundo teñido con esa percepción.  Puede que ese día haya amanecido soleado, primaveral y ella lo verá sombrío, gris, lúgubre.

 

Todos necesitamos tener ideas y creencias, ya que son el fundamento desde el cual creamos nuestra vida, experiencias, sociedades y mundo.  Pero es importante preguntarte ¿qué ideas y creencias tengo que puedan limitar mi capacidad de ser feliz, ser abundante, saludable y realizado?

 

 

-TEMAS BLOQUEADOS.   Cada uno de nosotros tenemos varios temas bloqueados (creencias e ideas negativas), por lo tanto, estos son liberados en cada sesión.  Después de un número de sesiones sentirás alivio respecto al tema trabajado y notarás que la programación negativa disminuye, siendo capaz de cambiar tus actitudes y comportamiento más fácilmente.

 

Cada tema debe ser desbloqueado individualmente.  Entre más temas desbloquees, tu vida fluirá más fácilmente y conectarás más profundamente con tu Ser Interior.  Esta conexión es la semilla divina desde donde brotarán soluciones a tus problemas, respuestas a tus preguntas, sanaciones a tus enfermedades y finalmente vivirás en un mayor bienestar, abundancia y plenitud en todas las áreas de tu vida.

 

 

-CONCIENCIA.  La liberación de emociones bloqueadas aumenta el nivel de conciencia de las personas, es decir, al liberar las barreras negativas de tus creencias limitantes, se libera la luz atrapada en el núcleo de tu ser (tu alma o ser superior) y puedes ver o tener mayor conciencia de tu realidad, de ti mismo, de tus hábitos de pensamiento y sentimiento.  La conciencia es darse cuenta.  Sin conciencia no hay cambio.

 

El primer paso para cualquier mejoría, cambio o adelanto es la toma de conciencia, el darnos cuenta.  Cuando te das cuenta puedes elegir buscar la forma de reparar, mejorar, o cambiar lo que esté impidiendo tu profunda felicidad y realización en cualquier tema importante (dinero, amor, salud).

 

Cuando nos damos cuenta de algo o tomamos conciencia de algo, nos produce un malestar inicial (miedo, rabia, rechazo, tristeza).  Sin embargo, es esta misma molestia lo que nos lleva a hacer los cambios necesarios. 

 

Muchas personas evitan o evaden o no hacen caso a este malestar o incomodidad.  Siguen su vida como si nada sucediera intentando vivir su vida lo más normalmente posible.  Esto provoca que en un futuro cercano se presenten consecuencias negativas.  Por ejemplo, tengo un sobrepeso moderado.  Si no cambio mis hábitos hoy, el problema seguirá o manteniéndose o aumentando.  A la larga no sólo tendré sobrepeso, sino diabetes, hipertensión, colesterol y probablemente otras dolencias asociadas, sin contar con nuestra autoestima y autoimagen deteriorada.

 

Hacerse cargo hoy de lo que debo hacer, nos evita consecuencias más negativas.  Cada vez que no nos hacemos cargo de los cambios necesarios en nuestra vida, provocamos que  a la larga nos cueste más reparar el daño.  Al no hacernos cargo no desaparecen los problemas, aumentan.  Sólo tenemos la sensación de que un problema en particular no está porque, como decimos en Chile, nos hacemos los lesos, sin embargo sus consecuencias permanecen.

 

Es importante comenzar a pensar a largo plazo, dejar de ser cortoplacistas y buscar permanentemente la gratificación inmediata.  Si hoy hago el trabajo que debo hacer: emocional, mental, físico, familiar, laboral, académico estoy plantando las semillas de un futuro mejor para mi y mis seres queridos.

 

 

-HÁBITOS DE PENSAMIENTO.  Finalmente y relacionado con el punto anterior, los hábitos (repetición reiterada y constante de algo) son la base de cualquier logro.  A través del hábito puedo incorporar cualquier cambio positivo en mi vida, ya que al repetir una acción, pensamiento o emoción la llevo desde el consciente (etapa en la siento que tengo que hacer el esfuerzo de voluntad, de persistencia, perseverancia y sensación de trabajo) hasta el inconsciente (cuando una acción, pensamiento o emoción brota natural y fácilmente en nosotros) y el cambio fluye. 

 

Todos tenemos hábitos ya incorporados.  ¿Son tus hábitos positivos y constructivos, te hacen bien, te ayudan en tu día a día?  Los hábitos pueden ser conductuales (hábito a enojarnos, malos modos, desorden, evitar hacer tus quehaceres, evitar estudiar, tomar, comer o fumar en exceso, etc).  Pueden ser hábitos mentales-emocionales (pensamientos negativos, lúgubres, tristes, esperar que ocurra lo peor, expectativas negativas, pensamientos de desvalorización de nosotros mismos o los otros, etc.).  En esta categoría también están los hábitos de la crítica y juicio (tendencia a criticar y formular  juicios de las personas, situaciones y cosas.  Esta tendencia me lleva a no conectarme con las personas, situaciones o cosas realmente.  No veo a esa persona, situación o cosa, sólo veo mis juicios u opiniones sobre ella). 

 

Todos estamos formados por una mente (pensamiento), corazón (sentimiento), un cuerpo y un alma (ser interior o espíritu).  Tu cuerpo es la casa, el hogar de tu alma.  Tu mente y corazón son el equipo creador y los motores de tu vida y tus experiencias (deben trabajar juntos).  Este es tu equipo, el equipo que todos tenemos para crear, experimentar y evolucionar.  Nuestra tarea es cuidar este equipo y tomar responsabilidad y hacernos cargo de él.

 

 

 

Esto quiere decir tomar responsabilidad por lo que piensas, sientes,  por como tratas y mantienes tu cuerpo y lo más importante, por comunicarte y relacionarte de manera permanente y diaria con esa parte de nosotros que no vemos con nuestros ojos pero que sentimos, percibimos e intuimos: nuestro espíritu, alma o ser interior.  Este ser interior es nuestra esencia energética, nuestra luz interior, nuestro ángel interno conectado directamente con la Fuente de Energía, Amor y Luz Universal.  Este ángel Interior es como un faro o gran linterna interior que nos va iluminando el camino, nos va guiando como un GPS hacia las metas, deseos, esperanzas que tengamos.  Nos guía por los mejores caminos, nos entrega las soluciones a problemas, respuestas a preguntas, la paz, realización, bienestar, salud, abundancia y encontrar el sentido profundo y mágico de la vida.