· 

ESPÍRITU-ALMA-EGO

ESPÍRITU-ALMA-EGO (PERSONALIDAD)-CUERPO

 

Somos seres multidimensionales, es decir, existimos en varias dimensiones.  Una parte de nosotros existe en la dimensión del espíritu, que es conciencia pura.  El espíritu es la parte eterna, sin tiempo, es Conciencia Divina, Conciencia Pura.

 

El espíritu existe fuera de la dualidad, es uno con el Ser o Fuente.  Es Ser Puro y es la unidad bajo la dualidad.  Cuando conectamos con nuestra Esencia sentimos una mezcla de paz y gozo.  El espíritu es nuestra realidad verdadera y es desde donde todo nace o surge.  Cuando conectamos con nuestra Esencia sentimos una mezcla de paz y gozo. 

 

El mundo espiritual es una esfera de conciencia donde todo está conectado y relacionado.   Todo es uno, no existe un tú y yo.   La conciencia espiritual o mundo espiritual es nuestro verdadero hogar, donde existe completa seguridad y fluidez.  El espíritu es nuestra parte no individualizada, conectada con la Fuente.  El espíritu no evoluciona ni aprende.  El espíritu ES conciencia y amor.  Es todo lo que existe e incluye todo lo que Es.

 

El alma es la parte espiritual de nosotros que experimenta la vida y se desarrolla y evoluciona.  El alma se ve afectada por las experiencias que vive en el mundo de la dualidad.  Se manifiesta en la tierra a través del cuerpo.  El alma es una unidad individual de conciencia o conciencia individualizada.  El espíritu ES CONCIENCIA.  El propósito del alma es experimentar la creación íntegramente, lo bueno y malo, lo claro y oscuro, el dolor y la alegría.

 

El cuerpo es la casa del alma en la tierra, es su vehículo y hogar.  Gracias al cuerpo el alma puede experimentar la existencia en esta dimensión de conciencia más sólida. 

 

El ego es la habilidad de usar la voluntad propia para afectar el mundo externo.  El ego en su forma original tenía como función permitir que el alma se experimentara como una entidad separada.  Es decir, le daba individualidad al alma, cuya naturaleza es pertenecer a un todo indivisible.  El ego permite al alma influenciar el medio, expandirse y usar su voluntad.  El ego también le proporciona al alma la experiencia de la dualidad, ya que permite que el alma se experimente como un yo en oposición a un tú.  El alma, a través del ego, existiendo en dualidad puede crear, ya que lo distinto es creativo, lo que es igual tiende a estancarse y no avanzar.

 

Hemos experimentado tanto la luz como la oscuridad.  En estos tiempos de grandes cambios, tenemos la oportunidad de crear una tercera energía, la energía que mantiene la unidad abrazando y aceptando la dualidad.  Es una tercera energía que unifica aceptando.  Unifica a través de la aceptación, todo lo abraza, todo lo acepta.  Nuestro objetivo como espíritus viviendo una experiencia humana es equilibrar la individualidad y divinidad dentro de cada ser. 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0