· 

VOCABULARIO DE SANACIÓN

 

SER DIVINO-HUMANO:  El ser humano es una unidad entre cuerpo, mente, corazón y Espíritu.   El ser humano es un Ser Espiritual viviendo la experiencia humana terrenal.

Por lo tanto, cuando no estamos conectados con nuestra Esencia Espiritual existimos en una frecuencia de baja vibración, en una realidad polarizada (dualidad) y cuyas emociones primordiales son el miedo, la preocupación y la lucha por sobrevivir.  Una mente no conectada con su Fuente de Luz crea pensamientos negativos, los que generan emociones negativas, las que generan la química en nuestro cuerpo que eventualmente lo enferma.  Es un efecto en cascada, ya que las partes que nos conforman están interconectadas.

SOMOS PARTE DE UN TODO:  De la misma forma en que somos un todo formado por distintas partes, nosotros pertenecemos a un todo mayor, el mundo y el universo y cada parte de ese todo tiene algún impacto en la totalidad.  Esto quiere decir que, al enfermar una parte, enferma de alguna forma la totalidad.  Pero también cada vez que sanas algún aspecto de ti mism@, sanas los demás aspectos de ti y a quienes te rodean.

CONCIENCIA:  Somos conciencia, es decir energía y el nivel de tu conciencia depende de lo que piensas y, por lo tanto, de tus creencias.  La historia que se desarrolla en tu conciencia o los pensamientos y creencias que existen en ella determinan lo que se manifiesta en tu vida.  Cada pensamiento atrae pensamientos y situaciones similares a ese pensamiento.  Si nuestra conciencia atrae nuestras experiencias y las situaciones y personas de nuestra vida, entonces eres el Creador de tu vida, inconsciente o conscientemente.  La sanación profunda significa cambiar tu estado de conciencia (creencias y pensamientos), porque al cambiar el contenido de tu conciencia cambias lo que atraes y, por lo tanto, cambia tu vida.  Al ser tu conciencia tuya y de nadie más, sólo tú la puedes cambiar.  Puedes buscar ayuda, métodos y técnicas, que serán un gran apoyo en tu proceso de transformación interior, pero quien realmente transmuta tu conciencia y el contenido de ella eres tú mism@ con la ayuda de tu Equipo de Apoyo Espiritual, porque siempre recuerda que eres un todo con tu Esencia Espiritual y Familia Espiritual (El Gran Creador o Dios Padre Madre, tu Yo Superior y Alma, tus Ángeles Guías, la Inteligencia de tu Cuerpo y la Madre Naturaleza, Gaia). Transformas tu conciencia día a día, conectando con tu Equipo de Apoyo y realizando el trabajo interior de modificar lo que te dices a ti mism@ y tus conversaciones mentales. 

CREENCIAS:  Nuestros pensamientos y creencias son muy poderosas.  Sea que creas que no puedes sanar o que puedes, estás en lo correcto. (Henry Ford).  La intención que tengas en tu interior provocará que enfoques tu energía donde se encuentra tú atención.  Eres conciencia y donde está tu conciencia o pensamiento estás tú.  Eres un ser con libre albedrío, es decir, tienes la capacidad de elegir a cada momento tus pensamientos y comportamientos.  Sólo tú puedes pensar en tu mente y sentir tus emociones.  Si sientes que no puedes transmutar creencias limitantes o emociones dolorosas, porque simplemente pareciera que tienen vida propia, puedes pedir ayuda a tu Equipo de Apoyo (y/o terapias), pero ya que eres dueño de tu mente y eres un ser con libre albedrío, debes dar permiso al Universo para que acceda a tu espacio sagrado y te pueda prestar la ayuda que necesitas.

Recuerda, eres mucho más que una mente y cuerpo.  Para sanar necesitas reunir las distintas partes de ti mismo y hacer el trabajo en Equipo.  Es un gran Equipo listo para prestarte la ayuda y apoyo que necesites y potenciar tus esfuerzos para sanar.

Querer sanar tiene que ver con estar dispuesto a soltar las creencias, actitudes y respuestas aprendidas en el pasado y permitirte a ti mism@ plantar nuevas creencias y emociones en el jardín fértil de tu mente.

La sanación es un proceso, es como ir sacando poco a poco las capas de una cebolla.  Cada capa representa alguna creencia, emoción, recuerdo o vivencia dolorosa o atemorizante.  El tiempo que demores en sanar es personal y se relaciona con tu capacidad de soltar, cambiar y confiar.

Yo no te sano, ni ningún terapeuta o profesional de la salud (sólo podemos indicarte el camino y ser un apoyo).  Tu Yo Superior es tu Gran Sanador, junto a ti mismo y tu Equipo.  Por lo tanto, el trabajo más importante en el proceso de sanación es el que realiza el mismo paciente en su día a día.  Lo importante no es lo que te dice o explica el terapeuta, lo importante es lo que tú haces con lo que aprendes en terapia.  Nadie puede pensar por ti o sentir por ti, por lo tanto, el mejor método para sanar es aquel que te enseña a pensar por ti mismo y a seleccionar aquello que piensas y crees.

PENSAMIENTOS:  Nuestros pensamientos son el alimento de nuestra mente.  Siempre estamos pensando.  Siempre estamos dialogando con nosotros mismos, opinando, evaluando, recordando, imaginando.  Nuestro diálogo interior crea nuestra realidad y atrae a personas, situaciones y vivencias en la misma frecuencia vibratoria.  Esto quiere decir que si tus creencias y pensamientos recurrentes son:  “No puedo confiar en nadie”, la vida será el espejo de esa creencia y lo más probable es que las personas con las que te encuentres no sean confiables o te traicionen de alguna u otra forma.   Por lo tanto, cambiar los pensamientos y creencias cambia la vida de las personas y ese trabajo se debe hacer diariamente, ya que a diario pensamos y sentimos.  Al comienzo, como cualquier cambio que queramos implementar, tendremos que hacer un verdadero esfuerzo por ingresar nueva información a nuestra mente, sin embargo, con la práctica, esas nuevas ideas se harán automáticas y simplemente pensaremos de forma más positiva por hábito.

CUERPO y EMOCIONES:  Nuestro cuerpo, como parte de la totalidad que somos, tiene mucho que enseñarnos acerca de nosotros mismos.  Cada vez que pensamos un pensamiento o idea ella produce sustancias químicas que nosotros sentimos como emociones.  Esas sustancias químicas viajan a través de nuestro cuerpo hacia distintas partes produciendo cambios, que pueden eventualmente enfermar nuestro cuerpo.  Cuando sentimos dolor, molestias o tenemos alguna enfermedad tenemos una gran oportunidad para conocernos más profundamente.  Podemos buscar qué nos quiere decir ese dolor o enfermedad, qué emociones, pensamientos y creencias está representando y qué nos quiere decir nuestra Alma, invitándonos a sanar.

FRECUENCIAS VIBRATORIAS: Como lo habíamos señalado, somos conciencia y la conciencia es energía y esa energía se mueve o vibra en distintas frecuencias vibratorias.  Los pensamientos que nosotros sentimos como negativos o que nos producen malestar y miedo tienen una frecuencia vibratoria baja.  Ellos se encuentran en la parte baja de la escala donde la conciencia se contrae.  Los pensamientos que nosotros sentimos como positivos o que nos producen bienestar tienen una frecuencia vibratoria alta y se encuentra en la parte alta de la escala en donde la conciencia se expande.

PROCESOS:  Cualquier sanación ocurre a través de etapas y procesos y el ritmo o velocidad de ella dependerá de la capacidad de cada uno de soltar lo viejo y hacer espacio para lo nuevo pero que aún no conocemos.  También la capacidad de sanar y cambiar es directamente proporcional al nivel de dolor y decisión que cada uno experimente.  Si estás profundamente cansado de experimentar dolor, sufrimiento y limitación, tendrás una intención más fuerte y una decisión más sólida de cambiar y, por consiguiente, podrás liberar aquello que te limita con mayor voluntad y enfoque.  Cualquier proceso o nuevo aprendizaje es de menor a mayor, comenzamos gateando, luego caminamos, de caminar pasamos a correr y terminamos volando, metafóricamente.

EL PASADO Y NUESTRO HÁBITOS:  Lo que hayas experimentado en tu pasado, sea en esta u otra vida, es la base y los ingredientes básicos sobre lo que construyes tu realidad.  Para vivir una vida inspiradora, ser dueño de ti mism@ y guiar tus pasos hacia la realización de lo que verdaderamente quiere tu corazón y Alma, es necesario soltar los ingredientes del pasado que ya no te sirven y te limitan y buscar y encontrar nuevos ingredientes que te permitan cocinar nuevos platos y nuevas experiencias de vida.  Sin embargo, nuestros hábitos mentales, emocionales y conductuales son una importante barrera para soltar lo que sabes que te impide vivir aquello que deseas.  Cambiar tus hábitos de pensamiento, emocionales y tu comportamiento requiere trabajo, persistencia, perseverancia y paciencia contigo mism@.  Requiere que te comprometas contigo mism@ y te regales el tiempo y el esfuerzo para cambiar los cimientos mismos de tus experiencias (acciones) y tu mundo interior (diálogo mental).  Si no pones atención al diálogo de tu mente y a las emociones que se gatillan, serás prisionero de lo que tu mente estará creando basada en tu pasado y en los estímulos que recibes del mundo exterior día tras día.  Por lo tanto, no hacer tu trabajo interior es entregar tu poder creador y el resultado de tu propia vida a otros y a lo externo.

EXPECTATIVAS:  Las expectativas son formas de pensamientos que nos hacen enfocarnos en ciertas ideas rígidas y preconcebidas.  Si lo que esperamos suceda no ocurre, sentiremos desilusión y falta de confianza y fe.

Puede que aquello que estás comenzando a probar sea realmente efectivo y positivo para ti, pero a causa de que tus expectativas no se cumplen, no seguirás adelante.  Por lo tanto, comienza cualquier cosa con expectativas neutras, ya que no sabes aun lo que puede o no serte de utilidad.  Como dice Kryon (Maestro Espiritual):  “No sabes lo que no sabes”.

Para muchas personas, las barreras y limitaciones interiores, las que no les permiten soltar el pasado y crear una vida basada en el amor y la seguridad, están muy arraigadas, reforzadas por años y, muchas veces, de vidas de repetición de patrones de conducta y creencias inconscientes.  Por lo tanto, te sugiero que vuelvas a leer la información nueva que llega a tu vida, que vuelvas a practicar algún ejercicio o meditación que habías desechado, que vuelvas a intentar alguna afirmación que no te llegó o que rechazaste, ya que a medida que vayas sanando y soltando el pasado, tu consciencia se expandirá y lo que antes no funcionó debido a tu frecuencia vibratoria baja, hoy podría ser un descubrimiento y regalo para ti y justo lo que necesitas para seguir avanzando.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0