· 

Trabajando con mi Divinidad

          IDEAS PARA MANTENER LA CONEXIÓN ESPIRITUAL

 


 

 

 

 

 

 

Nuestro Equipo de Apoyo está formado por Seres de Luz y Amor encargados de ayudarnos y guiarnos, a través de nuestras vidas y experiencias humanas.  Ellos mantienen el portal abierto entre nuestro mundo humano y el mundo espiritual.  Nuestro Equipo está compuesto por El Gran Espíritu o Dios Padre Madre; nuestro Ángel Interior o Yo Superior; nuestros Ángeles Guías y la Madre Naturaleza. También integra tu Equipo de Apoyo cualquier otro Ser Espiritual o ser querido que haya partido y en el cual confíes.

 


 

 

PROTOCOLO DE AUTO AYUDA

 

©    Crea un Altar físico o mental. Es decir, crea un Altar real o imagina uno en tu mente.  De esta forma podrás conectar con él en cualquier momento que necesites.  Tu Altar mental puede incluir cascadas, naturaleza, música o cualquier elemento que te conecte con la energía de quietud y paz.  Crear un Altar te ayuda a focalizar tu atención y a conectar rápidamente con tu Yo Divino y tu Equipo de Apoyo.  Este Altar te ayudará a mantener la conexión con tu aspecto Espiritual.

©    Anota en papeles adhesivos recordatorios de cómo crear tu día a día y mantener tu conexión espiritual (ponlos en partes importantes), es decir, papeles que te recuerden las actividades que te ayudan a comunicarte con tu aspecto espiritual y a mantener tu frecuencia vibratoria elevada.  Por ejemplo, en un adhesivo puedes poner:  Al levantarme decir:  “Gran Espíritu, Ángel Divino díganme lo que tengo que saber” “Gracias por un nuevo día, espero resultados buenos”.  Otro adhesivo puede decir:  Durante el día recordar aceptar lo que suceda, aceptarme, permanecer en el momento presente”.  Otro adhesivo:  “Respirar conscientemente, esto me recuerda estar en mi casa espiritual y sentir la energía amorosa y protectora”.

©    Pon alarmas en tu celular que te recuerden volver a conectar con tu divinidad, mirar los adhesivos, conectar con tu Altar o la casa de tu Ángel Interior, respirar, etc.

©    Dile a tu divinidad a diario lo que necesitas, tus necesidades humanas:  trabajo, dinero, salud, relaciones saludables, autoestima.  Comparte con Ella tus problemas e inquietudes.

©    Valora y agradece cada avance y siempre pide algo mejor. “Gracias por lo que tengo, espero esto o algo mejor”.

©    Pregunta a diario qué tienes que saber y hacer para seguir avanzando.

©    Lee, medita, baila, ve programas entretenidos, busca momentos de alegría y felicidad, disfruta de los pequeños momentos de la vida.

©    Siempre incluye a tu Yo Superior en el trabajo de sanación que hagas. Puedes cruzar el puente, ir a tu casa Espiritual y entregarlo; puedes sentarte en tu silla dorada y entregarlo; puedes ir caminando y simplemente soltar al cielo y entregarlo, pero haz el trabajo en equipo.  Hay muchos detalles y procesos que tu mente no puede reconocer ni menos proveer una solución, ya que la mente está programada para sobrevivir y debe reconectar con la Mente Divina para disponer de respuestas y soluciones verdaderas.

©    Confía en que estas siendo guiada hacia tu mayor bien y sanación.

©    Realiza cualquier actividad que permita que tu mente reduzca su actividad como estar en la naturaleza, deporte, meditación, ver un programa entretenido, bailar, cantar.  Estos son quehaceres que toman parte de la energía que normalmente absorbe el pensar permanente y, por lo tanto, bajan el nivel de pensamientos incesantes o rumiantes, lo que produce inmediatamente una sensación de alegría, hace que la vida parezca simple y fluida y entras en un estado en el que te sientes bien.  Recuerda algún momento en el que escuchaste una canción que te gustaba, oíste algún chiste divertido, paseaste por el parque o simplemente disfrutaste con tus seres queridos.  Lo más probable es que no te dieras cuenta de lo bien que te sentiste, de lo liviano y agradable de la sensación.  Esta sensación de bienestar se debe a que tu mente descansó unos momentos del parloteo incesante y de las preocupaciones permanentes. En la medida en que experimentes más de estos momentos, tu frecuencia energética aumentará y tu mente, tu cuerpo y emociones se encontrarán en un estado de mayor bienestar.  Esto a su vez atraerá más respuestas y soluciones y una mejor calidad de vida.  La mente es un procesador increíble, pero debe trabajar en unión con su aspecto divino, la Mente Divina para crear en felicidad, salud, abundancia y amor.

 

©    Al principio tienes que hacer un esfuerzo consciente para cambiar tu foco de atención desde el mundo externo a tu mundo interno.  Tendrás que hacer un esfuerzo y trabajo consciente para comunicarte con tu equipo interior, sanar y confiar.  Con la práctica este proceso se hará natural y vivirás desde la confianza, la seguridad, el amor y aceptación. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0