VOCABULARIO ESPIRITUAL-HUMANO

 

 

Afirmaciones:  Las afirmaciones son frases que pensamos en nuestra mente y/o en voz alta.  Son el contenido de nuestro diálogo mental y pueden ser constructivas y positivas cuando nuestro diálogo mental nos hace sentir bien, promueve nuestro bienestar y el de otros y libera una química saludable hacia nuestro cuerpo.  Las afirmaciones también pueden ser negativas o destructivas cuando nuestro diálogo mental nos hace sentir mal, no promueve nuestro bienestar ni el de otros y libera química poco saludable hacia nuestro cuerpo.  Siempre estamos afirmando, estamos pensando y evaluando a otros, a la vida y a nosotros mismos.  No podemos dejar de pensar ni de afirmar, pero podemos elegir el contenido de lo que pensamos y afirmamos día a día.  Nuestro diálogo mental crea literalmente nuestra realidad, nuestra vida, nuestras relaciones, nuestro mundo interior y el funcionamiento de nuestro cuerpo.  En estos nuevos tiempos de gran conciencia y de Despertar Espiritual, las afirmaciones tienen un gran poder sanador, por lo tanto, cambiar nuestro diálogo mental y fijarnos qué nos estamos diciendo a nosotros mismos y a otros transforma tanto nuestra realidad interior espiritual como nuestra realidad física humana.

 

Alma:  Parte de la porción de Dios que experimenta la vida.  Nuestro Ser Superior es pura conciencia y simplemente Es, levemente diferenciado del Gran Espíritu.  Nuestra Alma es la parte del Espíritu consciente de su origen espiritual pero también consciente de su parte humana.  Es la parte del Espíritu más cercana a nuestra personalidad o ego.  Es conciencia individualizada que habita los planos intermedios, entre el Ser Superior y el ser humano.  El Alma puede experimentar dolor o sufrimiento, el Ser Superior no porque la mayor parte de Él vive en la Unidad donde todo Es.  

 

Conciencia: La conciencia se define, en términos generales, como el conocimiento que un tiene de sí mismo y de su entorno. (www.wikipedia.org).  Conciencia es el conocimiento que tenemos de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.  Es un darse cuenta de algo.  Es nuestra capacidad de percibirnos y percibir lo externo a nosotros.  A mayor percepción y conocimiento, mayor conciencia.  El Maestro Espiritual Kryon dice que darse cuenta es sólo una parte de la conciencia.  Otros aspectos de la conciencia incluyen libre albedrío, razonamiento, imágenes visuales, recordar y tomar decisiones.

Somos conciencia, es decir energía y el nivel de tu conciencia depende de lo que piensas y, por lo tanto, de tus creencias.  La historia que se desarrolla en tu conciencia o los pensamientos y creencias que existen en ella determinan lo que se manifiesta en tu vida.  Cada pensamiento atrae pensamientos y situaciones similares a ese pensamiento.  Si nuestra conciencia atrae nuestras experiencias y las situaciones y personas de nuestra vida, entonces eres el Creador de tu vida, inconsciente o conscientemente.  La sanación profunda significa cambiar tu estado de conciencia (creencias y pensamientos), porque al cambiar el contenido de tu conciencia cambias lo que atraes y, por lo tanto, cambia tu vida.  Al ser tu conciencia tuya y de nadie más, sólo tú la puedes cambiar.  Puedes buscar ayuda, métodos y técnicas, que serán un gran apoyo en tu proceso de transformación interior, pero quien realmente transmuta tu conciencia y el contenido de ella eres tú mism@ con la ayuda de tu Equipo de Apoyo Espiritual, porque siempre recuerda que eres un todo con tu Esencia Espiritual y Familia Espiritual (El Gran Creador o Dios Padre Madre, tu Yo Superior y Alma, tus Ángeles Guías, la Inteligencia de tu Cuerpo y la Madre Naturaleza, Gaia). Transformas tu conciencia día a día, conectando con tu Equipo de Apoyo y realizando el trabajo interior de modificar lo que te dices a ti mism@ y tus conversaciones mentales.  

 

Creencias:  Una creencia es algo que aceptamos como verdadero, algo en lo cual confiamos generalmente basándonos en nuestro condicionamiento y experiencia personal.  ¿Eres consciente de todo lo que crees o tus creencias funcionan automáticamente, sin mucho pensamiento, revisión o incluso elección deliberados de tu parte?  ¿Eres consciente de dónde provienen cada una de tus creencias, es decir, de cómo y cuándo se formaron?  ¿Eres consciente del gran poder e influencia que éstas ejercen sobre ti, de cómo te afectan física, emocional, mental y espiritualmente?  ¿Eres consciente de que puedes modificar tus creencias, antes de que ellas te cambien a ti?  Anota dos creencias que tengas sobre la vida, las personas, las mujeres, los hombres y tú mism@.

 

 

Cuerpo Físico:  Es el hogar o vehículo temporal del Alma durante el período de tiempo que dura una vida.

 

Cuerpo Inteligente o Innato:  Es el Cuerpo Inteligente o la inteligencia del cuerpo la que conoce nuestro organismo y sabe si tenemos una enfermedad o no, ya que está conectado a través de la intuición (pineal) con el Ser Superior.  La Inteligencia del Cuerpo la podemos observar en la comunicación que existe entre nuestras células y en la forma en que una parte importante de nuestra biología funciona sola de forma autónoma y automática.  Una de las formas de acceder a la inteligencia de nuestro cuerpo es a través del testeo muscular.

 

 

Cuerpo y Emociones:  Nuestro cuerpo, como parte de la totalidad que somos, tiene mucho que enseñarnos acerca de nosotros mismos.  Cada vez que pensamos un pensamiento o idea ella produce sustancias químicas que nosotros sentimos como emociones.  Esas sustancias químicas viajan a través de nuestro cuerpo hacia distintas partes produciendo cambios, que pueden eventualmente enfermar nuestro cuerpo.  Cuando sentimos dolor, molestias o tenemos alguna enfermedad tenemos una gran oportunidad para conocernos más profundamente.  Podemos buscar qué nos quiere decir ese dolor o enfermedad, qué emociones, pensamientos y creencias está representando y qué nos quiere decir nuestra Alma, invitándonos a sanar.

 

Despertar Espiritual:  El Despertar Espiritual es el Despertar de la Conciencia.  Despertamos al conocimiento dormido en nuestro interior, a nuestra Esencia Divina y Espiritual.  Nuestra mente despierta a los pensamientos intuitivos, nuestro corazón despierta a la compasión y al amor universal, nuestras células despiertan a la luz que reside en su núcleo.  Despertar Espiritual es tomar conciencia de tu aporte único en la elaboración del Tapiz Universal, en la construcción de un nuevo mundo más justo, equitativo y compasivo.

 

Ego:  El ego o personalidad es el instrumento del Alma para manifestarse a sí misma como un ser físico dentro del tiempo y espacio.  El ego proporciona al Alma una conciencia enfocada o con un foco específico.  La conciencia del Alma se vuelve específica en lugar de oceánica, aquí y ahora en lugar de en todas partes. El ego nos permite funcionar en la realidad física.  Cuando opera en una situación balanceada el ego es neutral y una herramienta indispensable del Alma que habita en la tierra en un cuerpo humano.

 

Equipo de Apoyo:  Tu Equipo de Apoyo está formado por la Energía Creadora, Gran Espíritu o Dios Padre-Madre, por tu Yo Superior o Alma, por tus Ángeles Guías, por tu Cuerpo Inteligente y por Gaia o la Madre Naturaleza.  No hay límite para tu Equipo, ya que tus Maestros Espirituales, Ángeles o seres queridos que han partido pueden ser parte de Él.  Este Equipo es tu ayuda y guía permanente y potenciará todos tus esfuerzos y trabajo espiritual-humano.

 

Expectativas:  Las expectativas son formas de pensamientos que nos hacen enfocarnos en ciertas ideas rígidas y preconcebidas.  Si lo que esperamos suceda no ocurre, sentiremos desilusión y falta de confianza y fe.

 

Puede que aquello que estás comenzando a probar sea realmente efectivo y positivo para ti, pero a causa de que tus expectativas no se cumplen, no seguirás adelante.  Por lo tanto, comienza cualquier cosa con expectativas neutras, ya que no sabes aun lo que puede o no serte de utilidad.  Como dice Kryon (Maestro Espiritual):  “No sabes lo que no sabes”.

 

 

Frecuencias Vibratorias:  Como lo habíamos señalado, somos conciencia y la conciencia es energía y esa energía se mueve o vibra en distintas frecuencias vibratorias.  Los pensamientos que nosotros sentimos como negativos o que nos producen malestar y miedo tienen una frecuencia vibratoria baja.  Ellos se encuentran en la parte baja de la escala donde la conciencia se contrae.  Los pensamientos que nosotros sentimos como positivos o que nos producen bienestar tienen una frecuencia vibratoria alta y se encuentra en la parte alta de la escala en donde la conciencia se expande.

 

Gran Espíritu o Dios:  Es la Gran Fuente Creadora de Amor y Compasión.  El Gran Espíritu, Fuente Creadora o Dios Padre-Madre es todo lo que existe, es pura conciencia, luz, unidad y amor.  Es la Fuente y Núcleo desde donde todo nace.  Es la base y fundamento de todo lo creado.  El Gran Espíritu es las dos energías primordiales de la existencia:  es energía masculina y femenina unificada.  Por lo tanto, el Gran Espíritu es Padre y Madre a la vez.

 

Inconsciente (subconsciente):  Es nuestra mente inconsciente, en ella se encuentra la información o conocimiento que se encuentra por debajo del nivel de la conciencia.  Es material al que no tenemos acceso de forma voluntaria y consciente.  Nuestra mente inconsciente es una mente automática que reproduce los programas que se encuentran registrados en ella.  Se dice que la mente inconsciente o subconsciente opera el 95% del tiempo y la mente consciente el restante 5%.

 

Mente Inferior:  Se relaciona con nuestro cerebro sináptico que nos permite sobrevivir.  El cerebro es una computadora sináptica.  La sinapsis es la activación de caminos o vías nerviosas en el cerebro, de un lugar a otro, con la velocidad del rayo, que dan la posibilidad de controlar la supervivencia, el cuerpo y los pensamientos.  Es parte de lo que Kryon llama la trilogía o conciencia humana de la sobrevivencia.  Las otras dos partes de la conciencia humana son la pineal, que es el cerebro intuitivo y el corazón, el cerebro compasivo.

 

 

Mente y Pensamiento:  Tu mente crea tu universo.  Tus expectativas, demandas, esperanzas, miedos, apegos, motivaciones, experiencia pasada, tus ideas, teorías, tus creencias, tus emociones, la estructura y funcionamiento de tu sistema nervioso y la retroalimentación de tu cuerpo, todo interactúa de una forma compleja para crear tus percepciones y la imagen que creas de todas las energías que recibes a través de tus sentidos, de las personas y el mundo externo.

 

 

(El) pasado y nuestros hábitos:   Lo que hayas experimentado en tu pasado, sea en esta u otra vida, es la base y los ingredientes básicos sobre lo que construyes tu realidad.  Para vivir una vida inspiradora, ser dueño de ti mism@ y guiar tus pasos hacia la realización de lo que verdaderamente quiere tu corazón y Alma, es necesario soltar los ingredientes del pasado que ya no te sirven y te limitan y buscar y encontrar nuevos ingredientes que te permitan cocinar nuevos platos y nuevas experiencias de vida.  Sin embargo, nuestros hábitos mentales, emocionales y conductuales son una importante barrera para soltar lo que sabes que te impide vivir aquello que deseas.  Cambiar tus hábitos de pensamiento, emocionales y tu comportamiento requiere trabajo, persistencia, perseverancia y paciencia contigo mism@.  Requiere que te comprometas contigo mism@ y te regales el tiempo y el esfuerzo para cambiar los cimientos mismos de tus experiencias (acciones) y tu mundo interior (diálogo mental).  Si no pones atención al diálogo de tu mente y a las emociones que se gatillan, serás prisionero de lo que tu mente estará creando basada en tu pasado y en los estímulos que recibes del mundo exterior día tras día.  Por lo tanto, no hacer tu trabajo interior es entregar tu poder creador y el resultado de tu propia vida a otros y a lo externo.

 

 

Pensamientos:  Nuestros pensamientos son el alimento de nuestra mente.  Siempre estamos pensando.  Siempre estamos dialogando con nosotros mismos, opinando, evaluando, recordando, imaginando.  Nuestro diálogo interior crea nuestra realidad y atrae a personas, situaciones y vivencias en la misma frecuencia vibratoria.  Esto quiere decir que si tus creencias y pensamientos recurrentes son:  “No puedo confiar en nadie”, la vida será el espejo de esa creencia y lo más probable es que las personas con las que te encuentres no sean confiables o te traicionen de alguna u otra forma.   Por lo tanto, cambiar los pensamientos y creencias cambia la vida de las personas y ese trabajo se debe hacer diariamente, ya que a diario pensamos y sentimos.  Al comienzo, como cualquier cambio que queramos implementar, tendremos que hacer un verdadero esfuerzo por ingresar nueva información a nuestra mente, sin embargo, con la práctica, esas nuevas ideas se harán automáticas y simplemente pensaremos de forma más positiva por hábito.

 

 

Procesos:  Cualquier sanación ocurre a través de etapas y procesos y el ritmo o velocidad de ella dependerá de la capacidad de cada uno de soltar lo viejo y hacer espacio para lo nuevo pero que aún no conocemos.  También la capacidad de sanar y cambiar es directamente proporcional al nivel de dolor y decisión que cada uno experimente.  Si estás profundamente cansado de experimentar dolor, sufrimiento y limitación, tendrás una intención más fuerte y una decisión más sólida de cambiar y, por consiguiente, podrás liberar aquello que te limita con mayor voluntad y enfoque.  Cualquier proceso o nuevo aprendizaje es de menor a mayor, comenzamos gateando, luego caminamos, de caminar pasamos a correr y terminamos volando, metafóricamente.

 

Reencarnación: Es el renacimiento del Alma en un nuevo cuerpo, con el fin de seguir el proceso de evolución y expansión de la conciencia.  Cada vida es similar a un año de colegio humano.

 

Ser Divino-humano:  El ser humano es una unidad entre cuerpo, mente, corazón y Espíritu.   El ser humano es un Ser Espiritual viviendo la experiencia humana terrenal.

 

Por lo tanto, cuando no estamos conectados con nuestra Esencia Espiritual existimos en una frecuencia de baja vibración, en una realidad polarizada (dualidad) y cuyas emociones primordiales son el miedo, la preocupación y la lucha por sobrevivir.  Una mente no conectada con su Fuente de Luz crea pensamientos negativos, los que generan emociones negativas, las que generan la química en nuestro cuerpo que eventualmente lo enferma.  Es un efecto en cascada, ya que las partes que nos conforman están interconectadas.

 

Ser Superior:  Es la individualización del Gran Espíritu, es decir, es una porción de Dios.  Es nuestro Ser Superior respecto a nuestro ser inferior, ego o personalidad.  Nuestro Ser Superior, Yo de Luz o Ángel Interior está conectado directamente con el Gran Espíritu y vive en la unidad, amor y compasión del Gran Espíritu, aunque levemente diferenciado, ya que parte de Él habita la dualidad, pero de forma muy incipiente.  En este nivel de conciencia la dualidad es inicial, por lo que se ha iniciado recién una leve diferenciación de la Unidad.

 

Sobrevivencia: Vivir en modo de sobrevivencia quiere decir que, frente a algún peligro, tus instintos de sobrevivencia se disparan y peleas por tu vida o arrancas para conservarla.  El instinto de sobrevivencia nos ha mantenido vivos a lo largo de la historia humana y nos mantiene en un estado de alerta constante.

“La conciencia humana está dividida en varias partes, pero dos de ellas son el cerebro sináptico (el almacén de la experiencia) y la intuición, la parte multidimensional responsable de la creatividad, sensibilidad y percepciones especiales.  La mente sináptica se concentra en la sobrevivencia.  La mente intuitiva se conecta con las realidades multidimensionales a las que pertenecemos”. (www.kryon.com)  “Mientras vivas en modo de sobrevivencia no podrás ir más allá y experimentar los aspectos multidimensionales de ti mismo” (Kryon.com).

Es decir, tu Alma, tu Yo Superior y Dios o el Espíritu Creador serán para ti conceptos más bien intelectuales y no realidades vivas.  El modo de sobrevivencia depende de nuestras reacciones al mundo externo.  Siempre debemos estar alertas ante cualquier peligro.  Siempre debemos estar seguros que lo que digamos es lo correcto.  Observamos a los demás y a otras situaciones y juzgamos lo que es mejor para sobrevivir.  La única forma de salir del modo de sobrevivencia es conectar con el Espíritu Creador y tu Equipo de Apoyo.  Trasciendes el mundo en modo de sobrevivencia y conectas con una realidad en donde sólo puedes sentir el alivio del Amor.

 

 

Somos parte de un Todo:  De la misma forma en que somos un todo formado por distintas partes, nosotros pertenecemos a un todo mayor, el mundo y el universo y cada parte de ese todo tiene algún impacto en la totalidad.  Esto quiere decir que, al enfermar una parte, enferma de alguna forma la totalidad.  Pero también cada vez que sanas algún aspecto de ti mism@, sanas los demás aspectos de ti y a quienes te rodean.

 

Vidas Pasadas: El Alma es eterna.  Existe desde siempre y ha tenido diferentes experiencias en la tierra como ser humano, por lo tanto, ha tenido muchísimas vidas pasadas o encarnaciones como parte de la expansión de la conciencia.

 

Vibraciones:  Todo lo que existe es energía.  La energía siempre está en movimiento y vibra (se mueve) en distintas frecuencias (velocidades).  En los planos de conciencia elevados la energía se mueve en frecuencias vibratorias muy altas.  En los planos de conciencia bajos la energía se mueve en frecuencias vibratorias bajas.  Las emociones, al ser energía que se mueve, tienen frecuencias o velocidades distintas, según el lugar donde se encuentren en la escala emocional.  Si las emociones están en la parte alta de la escala o en los planos de conciencia elevados, esas emociones son positivas, en el sentido de que nos hacen sentir bien.  Si las emociones están en la parte baja de la escala o en los planos de conciencia inferiores, esas emociones son negativas, en el sentido de que nos hacen sentir mal.

 

Las vibraciones negativas son contagiosas.  Esto se refleja en la historia de un hombre que gritó a su amigo y el amigo llegó a su casa y peleó con su esposa, quien castigó a su hijo, quien finalmente le dio una patada al gato.  Ahora veamos la misma historia al revés desde las vibraciones positivas.  El mismo hombre felicitó a su amigo y el amigo llegó a su casa y besó a su esposa, quien le dio un abrazo cariñoso a su hijo y el hijo jugó un rato con el gato cuando nunca lo hacía.